Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2020

Restauración Commodore Amiga 500

Hace más de año y medio conseguí un Amiga 500 en muy buen estado y en caja, venía bastante completo, con la fuente de alimentación, modulador de señal de vídeo y ratón. Por el precio por el que le compré pensaba que me iba a dar más trabajo, y sospechaba bastante de que así fuera, ya que era la típica compra de "se vende lo que se ve y sin probar", pero al recibirlo y conectarlo a una tele me llevé la grata sorpresa de que encendía y se mostraba en pantalla la imagen pidiendo insertar el disco del sistema operativo workbench 1.3.

Éste era mi primer Commodore Amiga, por lo que no tenía ningún disquete para probarlo, y la verdad es que tampoco me apetecía comprar disquetes de programas o juegos, sin saber si funcionan o no, por lo que lo ideal era sustituir la disquetera por una Gotek y de esta forma disponer de todo un catálogo de programas y juegos sin ningún problema.
Otro pequeño inconveniente era que el Amiga venía con los 512KB por defecto, sin la ampliación de como mínimo…

ZX81: Ampliación de memoria a 16K (Memotech Memopak y Sinclair RAM Pack)

El ZX81 es un ordenador que venía equipado con muy poca memoria RAM, para ser exactos solo ofrecía 1KB, aunque escasos, suficientes para iniciarnos en la programación en BASIC o para realizar programas sencillos. Si queríamos hacer programas más complejos que requisieran más memoria RAM, teníamos que compranos un módulo externo que se anexaba al puerto de expansión del ZX81. 
En aquella época el coste de fabricación de circuitos integrados de memoria RAM era bastante elevado, encareciendo cualquier dispositivo que las utilizara, en el caso del RAM Pack, el precio era el mismo que el kit de montaje del ZX81, es decir, valía lo mismo que el propio ordenador.


Además de los módulos de 16K, también se comercializaron versiones de 32K y 64K, pero por limitaciones de la máquina, solo eran direccionables por ensamblador los 16 primeros KB, y el resto estaban disponibles para los datos de nuestros programas en BASIC. 
Llama la atención que algunos modelos de RAM Packs eran compatibles entre fabri…

Mi primer Commodore 64: Disquetera Commodore 1541

Para quien está acostumbrado a utilizar cintas, a la hora de cargar o grabar programas, este accesorio se podría considerar como prescindible, pero debido a su gran prestación para almacenar programas, y sobre todo, poder acceder de forma rápida e intuitiva a todos los ficheros que nos pueda entrar en un disquete,  todo esto podría hacernos reconsiderar la idea de finalmente hacernos con este dispositivo. 



Llama mucho la atención el gran tamaño y peso de la disquetera Commodore 1541, prácticamente igual o hasta casi mayor que el teclado del Commodore 64, por lo que todo esto junto a un monitor se come casi la totalidad del espacio de cualquier escritorio o mesa donde despleguemos este arsenal. Esto hay que tenerlo muy en cuenta, ya que si vamos a utilizar el ordenador con mucha frecuencia, su ubicación podría ser permanente, exigiéndosno de un escritorio de grandes dimensiones o bien organizado, para así tener la posibilidad de dedicarlo a otro tipo de uso.

Existen otras opciones más mo…

Mi primer Commodore 64: Puesta en marcha y restauración

Mis inicios en la informática de 8 bits siempre estuvieron ligados al ZX Spectrum, y aunque era el ordenador más popular en los 80, se miraba con cierto recelo a los gráficos y sonido que tenían los ordenadores Commodore. Cuántas veces nos hemos decidido por un juego viendo las fotos de las versiones para Commodore o Amstrad, y si las fotos eran del Commodore Amiga, pues más nos entraba por los ojos o más nos daba por llorar, había conversiones de arcade casi clavadas a la original, cosa que en Spectrum, salvo honrosas excepciones, prácticamente nos lo teníamos que imaginar.

Algún día ese deseo se tenía que hacer realidad, y como se suele decir, más vale tarde que nunca, y hace un par de años cayó un Commodore 64 en mis manos, y no hace mucho, un Commodore Amiga 500, por cierto, los dos a muy buen precio, ya que no soy de los que pagan cualquiera de las burradas que se está pidiendo últimamente por estas máquinas. Por lo que por fín conseguí tener, para mí, estas dos máquinas icónicas…